Elegir impresora de empresa

Todavía es necesario tener una impresora de empresa. La primera vez que escuché algo sobre la oficina sin papeles fue en 1990, el año en que abrí un negocio de máquinas de oficina. En aquel momento pensé que tenía una sentencia para la criatura que acababa de parir.

Casi treinta años después el papel se utiliza más que nunca en las oficinas. Y casi en exclusiva para alimentar a las impresoras multifunción.

Cuando elegimos una impresora para casa podemos darnos el lujo de equivocarnos. Los trabajos que imprimimos no suelen tener mucha importancia. Y podemos desperdiciar tiempo en solucionar atascos de papel o esperas inútiles. En el trabajo es diferente. Por eso